Especiales, La entrevista

A un año del huracán Irma la Vivienda tiene la palabra

Por Yamylé Fernández Rodríguez/APPP Camagüey

Fotos: Archivo y de la autora

Justo a un año del paso del huracán Irma por la provincia de Camagüey los mayores esfuerzos recuperativos continúan concentrándose en el sector de la vivienda a partir de las más de 43 mil 300 casas afectadas por el evento meteorológico.

Esa cifra se sumó a los casos pendientes de huracanes anteriores como Ike y Paloma por lo que el reto para la provincia es realmente fuerte en tal sentido.

René Jiménez Bueno, director provincial de la Vivienda en Camagüey.

René Jiménez Bueno, director provincial de la Vivienda en Camagüey.

“A esta altura de la recuperación del “Irma” estamos al 45 por ciento de solución pues hemos presentado algunos  atrasos sobre todo en la reparación de los derrumbes parciales de techo. Este mes están entrando materiales como tejas de zinc y de fibrocemento precisamente para ese tipo de afectaciones lo que permitirá llegar a más del 50 por ciento de casos resueltos”, explica René Jiménez Bueno, director provincial de la Vivienda.

Un ritmo más lento lleva la recuperación de las que se derrumbaron completamente cuya edificación resulta más engorrosa y depende en buena medida de los materiales que se produzcan en las propias demarcaciones; asunto que no marcha parejo en los 13 municipios camagüeyanos.

¿Qué seguimiento han tenido los casos subsidiados por el Estado?

Primero hay que aclarar que las Comisiones de Trámites para atender a los damnificados continúan funcionando los viernes una vez al mes con el objetivo de revisar las fichas técnicas y hacer las adecuaciones que sean necesarias.

Los subsidios dependen de un financiamiento asignado por el Estado el cual todavía no está completo  en la provincia pues se trata de más de 50 millones de pesos y Camagüey no fue la única provincia afectada.

Ese dinero se ha ido erogando paulatinamente y ya se han hecho asignaciones al municipio de Esmeralda, el cual fue el más perjudicado; también a Florida y ahora le toca su turno al municipio de Camagüey.

¿Cómo quedan los damnificados por huracanes anteriores?

Los afectados por los huracanes Ike y Paloma siempre han sido una prioridad y así lo explica el hecho de que más del 80 por ciento de los subsidios que se han terminado corresponden a afectaciones climatológicas en todas sus categorías: construcciones nuevas, rehabilitaciones y conservaciones.

De los 3 223  subsidios terminados 2 947  son de afectaciones anteriores al huracán Irma.

¿Cómo valora el aporte de la producción local de materiales de la construcción al programa de la Vivienda?

La producción local aún es insuficiente. Hay que tener en cuenta que existen componentes que también son de importación como el alambrón y el alambre trefilado que atrasan los procesos y en el caso del cemento ha habido altibajos.

Hoy el país solo garantiza diez elementos y una vivienda lleva más de 140 renglones para su construcción por lo que la provincia  debe “apretar el paso” en este tema porque los subsidios que estamos ejecutando vienen de años anteriores que se hacían con techos de zinc o de placa pero los nuevos que comencemos deben hacerse con vigas y losas y esos elementos son de producción local.

En la producción local de materiales para la construcción despuntan los municipios de Nuevitas y Camagüey pero todavía hay muchas potencialidades que pueden aprovecharse para cubrir las necesidades.

¿Qué lecciones  dejó el huracán Irma para el Sistema de la Vivienda en Camagüey?

Viví el huracán  Ike que fue intenso  pero el “Irma” fue superior por la reacción inmediata que tuvimos tras su paso. La recuperación inicial se asumió con medios propios; con materiales locales como la tabla de palma para utilizarla como elemento de pared cuando ya estaba indicado por el país incursionar en todas las tipologías de vivienda. De esta manera se demostró que no existen imposibles.

La etapa de recuperación en Camagüey tras el paso del huracán Irma incluyó la incursión en diversas tipologías de viviendas como las de madera hasta las hechas a partir del polvo de piedra mediante la técnica conocida como mampuesto.

La etapa de recuperación en Camagüey tras el paso del huracán Irma incluyó la incursión en diversas tipologías de viviendas como las de madera hasta las hechas a partir del polvo de piedra mediante la técnica conocida como mampuesto.

El batey Jaronú -Monumento Nacional – una de las comunidades más afectadas por el huracán Irma, deviene símbolo de la recuperación en Camagüey pues en menos de un año renació con mejores galas y obtuvo el Premio Nacional de Conservación y Restauración de Monumentos 2018.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *