La entrevista

Yoseily Góngora López: una joven comprometida con su tiempo

“Ser delegada implica una responsabilidad con el pueblo que nos elige, pero no solo en la conducción y representación de ese pueblo sino en la formación individual de cada uno de nosotros y en la auto preparación para conducir a esa población por el camino correcto, lograr la integración y participación de todos los factores y electores de la circunscripción”.

Así piensa Yoseily Góngora López, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Nuevitas, sobre esa alta responsabilidad que deposita el pueblo en cada uno de los 80 delegados que integran ese órgano de gobierno en la norteña demarcación camagüeyana.

“Inicié mi vida dentro de los Órganos Locales del Poder Popular a muy temprana edad. Fui electa delegada de circunscripción con solo 21 años y creo que ha sido la experiencia más bonita y la que más responsabilidad me ha impregnado durante todos mis años laborales”, expresa quien es la más joven presidenta de gobierno en la provincia de Camagüey.

“Comencé como delegada de una circunscripción, luego resulté electa como vicepresidenta y después como presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular.

Creo que ha sido un reto en lo personal, llevar tan joven, esta labor tan importante y tan difícil. En lo personal ha implicado un sacrificio mayor a partir de la autopreparación que he tenido que ir ganando en el transcurso del tiempo y además, demostrar con inteligencia y argumentos que la juventud realmente se parece más a sus tiempos que a sus padres pero que es una juventud cubana, revolucionaria y comprometida que nunca va a defraudar. Por eso digo que para mí ha sido un reto y además una responsabilidad para con el pueblo, conmigo misma y con la máxima dirección del país que siempre ha confiado en los jóvenes.

Si digo que estoy satisfecha con mi trabajo me estoy engañando yo misma. Estoy muy insatisfecha con lo que he logrado como presidenta del Gobierno en el municipio porque el día que esté satisfecha no voy a ser capaz de ver las dificultades y no voy a ser capaz de lograr la unidad e integración de todos los dirigentes, de lograr en la Asamblea de todo el pueblo una transformación de los problemas que existen a los que hay que darles un tratamiento diferente en beneficio de la población”.

Su juventud y condición de fémina se convierten en sinónimos de compromiso y sentir revolucionario, lo que demuestra que en Cuba todos tenemos el derecho a elegir y a ser elegidos como representantes del pueblo. (Neilyn Hernández Peña/ Radio Nuevitas)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *