Elecciones en Cuba

Toman posesión de sus cargos integrantes de la Comisión Electoral Nacional

Ceremonia de constitución de la Comisión Electoral Nacional. Foto: Parlamento Cubano

Tras la convocatoria a elecciones generales y la designación por el Consejo de Estado de la Comisión Electoral Nacional, sus 17 integrantes tomaron posesión de los cargos este jueves, durante una ceremonia solemne desarrollada en el Palacio de la Revolución.

Al dar lectura al juramento de los miembros de dicha Comisión, Alina Balseiro Gutiérrez, su presidenta, reiteró el compromiso de guardar lealtad a la Patria, así como observar y hacer observar, en el ejercicio de sus funciones, la Constitución, la Ley Electoral y demás normas que rigen el proceso eleccionario.

Además, subrayó la responsabilidad de cumplir en tiempo, con profesionalidad, disciplina y exigencia las actividades inherentes a los cargos que desempeñan, labor que deberá caracterizarse por la imparcialidad, la transparencia y la veracidad de la información ofrecida.

Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) puso énfasis en la trascendencia y simbolismo de la labor que realizará la Comisión, responsable de organizar, dirigir y validar el proceso electoral que se celebre, a fin de cubrir los cargos respectivos en las asambleas municipales, provinciales y nacional del Poder Popular, y en el Consejo de Estado.

«Estas serán las primeras elecciones en las que no esté físicamente Fidel, pero tanto él como Martí nos guiarán con sus principios y ética revolucionaria», pues corresponde a esta Comisión, velar por la ética, la legalidad, la transparencia y la imparcialidad en cada una de las etapas del proceso electoral, aseveró.

También hizo referencia al trabajo desarrollado por las comisiones temporales en todas las provincias y municipios del país para crear las bases organizativas, de aseguramiento y capacitación que garanticen el desarrollo exitoso de las elecciones.

El pueblo cubano, aseguró Mari Machado, «tiene la convicción de contar con un sistema político y electoral propios, ajustados a nuestra historia, tradiciones y realidad sociocultural que tiene sus antecedentes en la lucha por la independencia. Esa trayectoria también la avalan más de 40 años de institucionalidad democrática, con una asistencia masiva a las urnas, sin voto obligatorio, ni politiquería, ni demagogia».

Daremos inicio, dijo, al decimoséptimo mandato de las asambleas municipales, al decimotercero de las asambleas provinciales y a la novena Legislatura de la ANPP, con plena confianza en los representantes que el pueblo elija, quienes con su responsabilidad, preparación, humanismo y laboriosidad continuarán trabajando en el perfeccionamiento del Poder Popular.

Sirva este proceso, exhortó, «como demostración genuina de democracia, de participación consciente, de unidad, de confianza en la victoria, de respaldo a la Revolución, a Fidel y a Raúl».

En la ceremonia también estuvieron presentes, entre otros, las miembros del Buró Político Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas y Miriam Nicado García, rectora de la Universidad de las Ciencias Informáticas, así como Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado.

Texto de la intervención de la  diputada Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Queridas compañeras y compañeros que integran la Comisión Electoral Nacional e invitados:

Tras la convocatoria a Elecciones Generales y la designación de la Comisión Electoral Nacional, realizada por el Consejo de Estado, hemos dado cumplimiento hoy, según lo dispuesto en la ley, a la toma de posesión de sus miembros, lo que constituye un paso importante, nada formal, de gran simbolismo y trascendencia, pues asumen ustedes la responsabilidad de organizar, dirigir y validar el proceso electoral que se celebre a fin de cubrir los cargos efectivos en las asambleas municipales, provinciales y nacional del Poder Popular y en el Consejo de Estado.

Hoy nos reunimos a escasos metros del Monumento a José Martí, en la Plaza de la Revolución, quien tanto meditó y escribió sobre la república que vendría después del triunfo de la Guerra Necesaria. También estamos muy cerca del despacho de trabajo del Comandante en Jefe, quien dirigió la Revolución que convirtió al pueblo en soberano y conductor de su propio destino.

Estas serán las primeras elecciones en las que no esté físicamente Fidel, pero tanto él como Martí nos guiarán con sus principios y la ética revolucionaria que los caracterizó.

Corresponde a esta Comisión, cuyos integrantes han firmado el acta de toma de posesión de sus cargos y el Juramento, velar por la ética, la legalidad, la transparencia e imparcialidad en cada una de las etapas del proceso electoral.

Por decisión del Consejo de Estado, comisiones temporales han venido trabajando en todas las provincias y municipios, para crear las bases organizativas, de aseguramiento y capacitación, que garanticen un entorno material y sobre todo humano que asegure el desarrollo exitoso de estas elecciones.

El pueblo cubano tiene la convicción de contar con un sistema político y electoral propios, ajustados a nuestra historia, tradiciones y realidad sociocultural, que tiene sus antecedentes en la lucha de los patriotas por la independencia de España. Fueron esos patriotas quienes elegían a sus delegados a las asambleas constituyentes en armas.

Esa trayectoria la avalan también más de 40 años de institucionalidad democrática, con una asistencia masiva a las urnas, sin voto obligatorio, ni politiquería, ni demagogia.

Nos son ajenas las campañas electorales, que no constituyen un concurso de popularidad; sino, en todo caso, un concurso de méritos, de capacidades, que asegure la calidad de los propuestos, que los electos representen con acierto los intereses del pueblo, sin  recibir a cambio ningún privilegio o beneficio personal y estén sujetos siempre al control popular, obligados a rendir cuenta a quienes los eligieron.

Para mantener las conquistas y asegurar el futuro que nos hemos propuesto como nación soberana, independiente, socialista,  democrática, próspera y sostenible,  nos conviene como dijera Fidel  un día, un país unido, un país fuerte, un proceso sólido que inspire respeto a los enemigos de la Revolución, que vean al pueblo unido y que vean al pueblo decidido siempre a triunfar.

Inspirados en el concepto de Revolución de nuestro Comandante en Jefe, daremos inicio al Décimo Séptimo mandato de las asambleas municipales, al Décimo Tercero de las asambleas provinciales y a la Novena Legislatura de la Asamblea Nacional, y expresaremos nuestra confianza en los genuinos representantes que el pueblo eligió, quienes con su responsabilidad, preparación sensibilidad, humanismo y laboriosidad, continuarán trabajando en el Perfeccionamiento del Poder Popular, seguros de que Martí y Fidel se sentirían orgullosos de ellos.

Finalmente, a ustedes, integrantes de la Comisión Electoral Nacional queremos  felicitarlos, por asumir en el día de hoy tan importante responsabilidad, ratificarles la confianza en un exitoso desempeño y hacerlo extensivo a las decenas de miles de autoridades electorales  que en todo el país, serán designadas y tomarán posesión de sus cargos, próximamente.

Especialmente, un mensaje a todo nuestro pueblo y en particular a los electores: Sirva este proceso electoral como demostración genuina de democracia, de participación consciente, de unidad, de confianza en la victoria, de respaldo a la Revolución, a Fidel y a Raúl.

 Muchas Gracias.

(Con información de Granma.cu y Parlamentocubano.cu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *